Generales

El juego de Massa y su reaparición sobre el tablero de la crisis

Después de mucho tiempo, el tigrense volvió a la escena pública. El tratamiento de los Presupuestos de Nación y Provincia lo tendrán como protagonista. ¿La habilidad para las negociaciones le alcanzará para tener éxito en sus proyecciones electorales?

“Estamos en emergencia”, dijo Mauricio Macri en su mensaje grabado del pasado lunes, donde reconoció la crisis, tras la llegada del dólar a 40 pesos y un fin de semana lleno de especulaciones y tensiones en Cambiemos. El escenario político es de gran debilidad para el oficialismo. Macri y María Eugenia Vidal sienten el impacto en las encuestas que día a día llegan a sus despachos. La crisis generó un rechazo grande a la gestión de ambos mandatarios y a sus imágenes positivas. La situación del jefe de Estado es más preocupante que la de la Gobernadora, aunque Vidal corre con el riesgo de ser arrastrada por Macri, quien se ha transformado en un salvavidas de plomo. Dato no menor, algunas encuestas sostienen que el caso de los “Cuadernos K” pegó también en el electorado y gran parte de los consultados califica esa situación de “grave”. En ese marco, tras un largo “silencio táctico”, Sergio Massa reapareció sobre el tablero político nacional y bonaerense. Fiel a su estilo calculador y de explotar al máximo los flashes y las cámaras, el tigrense decidió irrumpir sobre la escena y empezar a mostrarse activo. Parte de sus movimientos se dieron por pedido de algunos gobernadores peronistas y del camaleónico senador nacional Miguel Ángel Pichetto. El oportunista.

Al ritmo del crecimiento del dólar, Massa se cotizó sobre la arena política coyuntural y del trabado diagrama del Presupuesto 2019 de la Nación, donde Macri pretende reducir drásticamente el déficit por pedido del FMI. Sobre ese plano, el martes 4 de septiembre, tras una reunión con los mandatarios provinciales, legisladores y sindicalistas peronistas en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), el exdiputado y líder del Frente Renovador reclamó a Macri que llame a los Gobernadores a una “mesa de trabajo” para analizar la situación económica del país. Massa sabe que, una vez acordados los puntos del Presupuesto nacional 2019 y del ajuste, las fichas legislativas del Congreso serán vitales para el tratamiento de la ley. En Diputados, con el bloque que tiene, el tigrense vuelve a cotizarse sobre el tablero. Sin embargo, más allá del rédito político que pueda sacar de esa jugada, Massa tendrá que acomodarse más sobre la arena pública, porque si pretende posicionarse como la “tercera opción” electoral, los tiempos comienzan a jugarle en contra. Las proyecciones nacionales.

Sobre el tablero bonaerense, el tigrense también afinó sus movimientos. El jueves 6 de septiembre, horas antes de la sesión en la Cámara de Diputados, irrumpió en la escena con un encuentro con sus legisladores y docentes, para sacar rédito de lo que sería la aprobación de la Emergencia en Infraestructura Escolar en la Provincia. Cabe recordar que durante semanas desde los gremios del Frente de Unidad Docente (Suteba, FEB, UDocBA, Amet y Sadop) vienen reclamando la implementación de esa emergencia, sobre todo tras la trágica explosión en la Escuela de Moreno, donde fallecieron Sandra Calamano y Rubén Rodríguez. Durante la previa, la oposición en conjunto generó, de varias iniciativas, un solo proyecto para aprobar la Emergencia. Hasta el miércoles, desde Cambiemos no estaban dispuestos a aprobarlo pero, como anticipo de lo que será el tratamiento del Presupuesto 2019 en la Provincia, Vidal ordenó a sus legisladores apoyar la iniciativa (con algunas objeciones) y de paso dejarle el rédito del logro a Sergio Massa. En los altos despachos de Gobernación ya tiene definida la estrategia para poder aprobar la llamada “Ley de leyes”, que incluirá un endeudamiento importante y necesario para las finanzas de la Provincia del año que viene. En sus trazados son concientes de que los bloques del Frente Renovador en Diputados y Senado serán vitales para volver a alcanzar acuerdos que permitan la aprobación del Presupuesto. Pero, distinto a los dos primeros años del mandato de Vidal, Massa solo no garantiza todos los votos. La otra llave de Calle 6 es el llamado “Bloque de los Intendentes” (Bloque PJ-Unidad y Renovación) que conducen los siempre bien predispuestos al diálogo Martín Insaurralde y los alcaldes del Conurbano. El escenario que se viene.

Dentro de sus movimientos, Massa volvió a insistir con la idea de desdoblar las elecciones municipales de las provinciales y nacionales. En los análisis que se hacen en diversas tertulias sostienen que, de lograr ese objetivo, la suerte de los intendentes no estaría atada a la de los candidatos a Gobernación y Presidencia. Esa idea seduce en principio a los jefes comunales del Conurbano, enrolados en el llamado “peronismo dialoguista”, que están sumergidos en la realidad de sus distritos donde la imagen electoral de Cristina Fernández de Kirchner no para de subir, al ritmo de la crisis económica. En el asado que compartieron el lunes 3 de septiembre en Escobar, el tigrense y los alcaldes del Conurbano, más algunos del interior, se volvió a hablar del tema. Dato no menor, desde hace meses en la Legislatura bonaerense circulan diversos proyectos para llevar adelante esta iniciativa. El que más forma tomó es uno que diseñó el diputado Pablo Garate, que sumerge la idea dentro de una reforma política en la Provincia, como punto principal que apunta a “reforzar la autonomía de los municipios”. Sin embargo, esa idea –por ahora– es descartada casi por completo en los altos despachos de la Gobernación bonaerense. De hecho, el senador de Cambiemos Dalton Jáuregui, el bendecido por Calle 6 para trabajar sobre una reforma política del oficialismo, sepultó la idea de separar los comicios. “Desdoblar las elecciones municipales me parece una locura por una cuestión presupuestaria. Habría que preguntarles a los intendentes si ellos tendrían fondos propios para costear una elección”, expresó a finales de agosto en una entrevista radial. De hecho trascendió por esa misma época que el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, le llevó un proyecto a Mauricio Macri pero para desdoblar todas las elecciones de la provincia de Buenos Aires. La idea fue rechazada de plano por el jefe de Estado. En los principales despachos de Calle 6 dejan trascender que esa idea fue impulsada por Massa para tener influencia dentro de las negociaciones que hay sobre el Presupuesto 2019 de la Nación. De todas formas, afirman que en la actualidad “no le conviene a Macri desdoblar elecciones”. “Lo que no le convenga a Macri no lo vamos a apoyar”, recalcan. El Plan para no depender de Macri y Cristina.

Se acercan semanas de intensas y cotidianas reuniones y tensiones sobre el tablero nacional y bonaerense. El tratamiento de los Presupuestos 2019 dejará mucha tela para cortar de la mano del ajuste que exige el FMI y la crisis política-económica que atraviesa Cambiemos. Endeudamiento, Fondo Sojero, tarifazos, inflación, dólar, salarios, son parte de una larga lista de temas que afectarán la discusión. Massa nuevamente hace gala de su tacto político, y de su capacidad para negociar y cotizarse dentro de las discusiones políticas legislativas, y siempre caer de parado. Pero en las proyecciones electorales esta profunda habilidad no se traduce en votos. Al menos en las elecciones del 2015 y del 2017, las candidaturas de Massa no pudieron romper la polarización. La “ancha avenida del medio” quedó como una mera anécdota de la política argentina. Massa está frente a un nuevo desafío, en el que las herramientas son distintas a la rosca y la negociación política subterránea.

Por Juan Alfaro (ALFA) | @alfajuan
Fuente: ANDigital

To Top
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com