CABA

El PO y otros movimientos de izquierda, defendieron con violencia su negocio de $30 millones en la FUBA

La elección del sábado abrió la puerta a un conflicto que en las últimas horas tuvo su pico de violencia. Tras 17 años de conducción, el Partido Obrero y otras agrupaciones de izquierda perdieron el control de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) a manos de un frente reformista que nuclea a peronistas, radicales y socialistas.

Las autoridades de la FUBA se renuevan cada año. Sin embargo, hacía cinco años que no había llamado a elecciones, ni siquiera a desarrollar un congreso. Hasta entonces, el control de la federación estaba en manos de una co-presidencia entre el PO y La Mella.

La denuncia de fraude llevó a una escalada de violencia. Los estudiantes tomaron incluso el rectorado y provocaron destrozos. Unos 25 jóvenes rompieron computadoras, escritorios, mamposterías y amenazaron a los empleados de la tesorería, aunque también ellos acusan a la seguridad de la universidad de responderles abriendo un matafuegos. El punto final fue ayer: intentaron frenar que el Consejo Superior de la UBA validara la elección, pero el trámite burocrático se consumó.

Desde la conducción de la universidad consideran que la izquierda aprovecha el desconocimiento general de la política universitaria para sacar tajada, que se sirve del sinfín de vericuetos y tecnicismos. Para la izquierda, a partir de ahora habrá dos “FUBAS”. La que ayer fue reconocida por el rectorado ya recibió el mote de “La de Viamonte”.

La polémica por los apuntes

La FUBA se financia exclusivamente a través de la venta de apuntes del CBC. La propia universidad se lo reconoce. “Es un negocio millonario de verdad. Son 60 mil alumnos que cursan 6 materias por año. En cada materia como poco cada alumno gasta 500 pesos. Por eso están desesperados”, remarcan fuentes oficiales.

Fuente: Infobae (leer nota completa)

To Top
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com