editorial

Elecciones 2017: Los candidatos y los números de Mar del Plata

En la provincia de Buenos Aires hay ciudades que resultan clave a la hora de definir el resultado de una elección provincial e incluso nacional.

Hoy analizaremos Mar del Plata, ciudad con la mayor parte del electorado de la 5ta sección electoral y cabecera del partido de General Pueyrredon.

Que se puede analizar a casi dos meses de la presentación de candidatos?
Tres cosas: quienes mostraron su interés de participar, su influencia en cantidad de votos y su afecto por la familia. Lo familiar va ligado a lo importante que ha sido y sigue siendo para quienes tienen un lugar de decisión en colocar a sus parientes, muchas veces sus hijos, en lugares donde les aseguren el pan y un porvenir.

Quienes asoman la cabeza o muestran sus caras con alguna frase en algunas decenas de afiches?

Cambiemos:

Tenemos que aclarar que el PRO en Mar del Plata no tiene estructura orgánica definida. Pertenece cualquiera que diga formar parte del espacio. Esa falta de representatividad institucional, no sólo genera confusión en la ciudadanía, sino que todos los que se consideran parte o aliados de Cambiemos, aprovechan para ocupar espacios que nadie puede reclamar como propio.

Agrupación Atlántica, encabezada por el intendente Carlos Fernando Arroyo.
No posee candidatos visibles ni con potencial para encabezar una lista.
Arroyo tiene una mala imágen de gestión entre los vecinos de la ciudad, cuyo 60 o 70% la desaprueba. Para complicar el panorama, los marplatenses no conocen prácticamente el nombre de un sólo concejal del grupo de Arroyo. Nadie sabe quienes son, ni siquiera a casi un año y medio de gestión en sus bancas y con llegada a los medios de comunicación.
A la vista de los vecinos, Arroyo no tiene nada, ni a nadie.

El PRO “puro”. Es aquel que está compuesto por personas que se autoproclaman referentes del partido y con “llegada directa” a alguien que en teoría serían Macri o Vidal, pero ninguno de los dos han reconocido a nadie ni le han levantado la mano a ninguno de su “propia tropa”. Uno de sus “referentes” es Juan Aicega, concejal, con casi nulo nivel de conocimiento entre los vecinos.

Radicalismo Orgánico: como siempre, los radicales dan vueltas y vueltas para tomar decisiones. Sólo se comenta la precandidatura de Sebastián Puglisi, un radical muy respetado por su calidad humana y por su nivel profesional en el área educativa. Pero no tiene experiencia de batalla en campañas y depende de quienes lo apadrinen y de los tiempos que éstos quieran manejar. La UCR está muy venida a menos con sus figuras. Se eternizan concejales que pasan sin pena ni gloria pero que se las arreglan para acordar entre sí la forma de seguir permaneciendo. Parte de este presente es responsabilidad de una militancia muy muy pasiva que no reclama espacios ni tiene ganas de cambiar demasiado las cosas. Las grandes figuras del radicalismo marplatense están fallecidas o están “guardadas”.

Radicales fuera del radicalismo: Vilma Baragiola y su grupo de empleados.
El grupo de Baragiola es chico. Muy chico. Pero ella, a pesar del desprestigio logrado a partir de un video en el que aparece explicando las dificultades para hacer aprobar un proyecto, como confundir periodistas y lo difícil que es hacer campaña sin plata, tiene un importante nivel de conocimiento entre los vecinos. Aunque su intención de votos es baja, ante la falta de figuras medianamente atractivas para los vecinos se mantiene viva como un mal necesario o “lo único que hay”, aunque sea Vilma.

Crear Mar del Plata. Liderado por Lucas Fiorini, es un espacio nuevo para los vecinos pero formado por militantes del peronismo identificados hasta hace poco con Sergio Massa.
El ex intendente de Tigre tiene una capacidad especial para espantar a su gente, a quien nunca reconoce esfuerzos ni liderazgos. Massa confió su armado, primero, a su amigo Juan Garivoto. Luego del fracaso de esa apuesta, directamente puso al mando a su amigo productor teatral, Javier Faroni, quien tal vez un par de décadas logre una experiencia que le permita participar como cualquier otro jugador de la política local. Massa se equivocó a lo grande criticando a Fiorini, su último candidato a intendente cuando Faroni lo dejó sin candidato en 2015. Fiorini, sin nada que perder, se puso el traje de candidato y logró un muy respetable tercer puesto. El mismo tercer puesto que logró Massa ante Macri y Scioli.
Hoy, aunque muchos espacios políticos de la ciudad intentan ignorarlo, Fiorini es el único precandidato que tiene una medición real y comprobable en cuanto a nivel de conocimiento e intención de voto. Fiorini sería, junto a Baragiola, uno de los candidatos más reales que se presentan en este 2017. Si bien perdería algo de caudal de votos que eran del Frente Renovador, su acercamiento a Vidal, a través de Joaquín de la Torre, le puede sumar más votos de los perdidos por alejarse del partido de Massa.

Frente para la Victoria – PJ

Dura realidad es la que atraviesa el peronismo-cristinista en Mar del Plata. Actualmente, se ubican muy por debajo del piso histórico que el peronismo tuvo en la ciudad. Un partido con historia pero sin ningún referente al que le calce bien el título de conductor.
Hay nombres, militantes, algunos concejales. Lo cierto es que nombres hay muchos pero votos, casi nada. Daniel Rodríguez, Fernanda Raverta, Marcos Gutierrez, Fernando Maraude, José Luis Zerillo, etc. A excepción del primero, si sumamos a todos los demás de la lista, difícilmente logren sumar los votos para ingresar un concejal. Llegaron en listas sábana y acomodados por alguien que a fuerza de recursos, promesas o contactos temporarios lograron hacerlos ocupar un lugar privilegiado.
También se dice que está Carlos Cheppi, que fué embajador argentino en Venezuela. No sería un título que le sume mucho en estos momentos, ni tampoco su carisma.
Además de algunos personajes pintorescos pero pocos serios, de lo que sí se habla entre la militancia es la necesidad de poner a una figura al frente que represente al peronismo real, militante y que caiga bien a la ciudadanía. La dirigente Stella Maris Casasola, quien se atreviera en su momento a enfrentar a las estructuras partidarias y económicas formadas por muchos de los nombrados anteriormente, sería una figura atractiva para el peronista marplatense que añora otro tipo de representantes.

Frente Renovador

Es como una playa desierta. Con la salida de Fiorini por capricho de Graciela Camaño y la inoperancia de Massa para manejar diferencias entre su tropa, el Frente Renovador perdió a su única figura pública conocida. Es por eso que a Massa no le quedó alternativa que recurrir a extrapartidarios para que encabecen sus listas. Los principales lugares serían para el ex ciclista, el senador Sciolista Juan Curuchet y para Ariel Ciano, el hijo de un conocido periodista marplatense que fué concejal y presidente del Concejo Deliberante durante la gestión de Gustavo Pulti pero que muy pocos vecinos (muy pocos) saben que existe. Sumar a Ciano habría sido una idea del productor teatral Javier Faroni, quien influenciado por un amigo (Pablo Fernández), ex presidente del ente de turismo de la ciudad también de Pulti, habría visto la posibilidad de tener un apellido conocido. Una medida de marketing político producto de la desesperación ante la intrascendencia de Ciano en los barrios de la ciudad hicieron que a partir de ahora, el “cholito”, como se lo conoce desde siempre, ahora pase a ser el “Cholo”, tomando el apodo con el que se conoce a su padre en la ciudad. Parece que este recurso no funciona y el candidato está falto de carisma y hasta se lo ve desalineado caminando por las calles con algún colaborador del momento.

Acción Marplatense

Con su líder, el ex intendente Gustavo Pulti procesado, el partido que nunca vivió una interna en su existencia, también vive una fuerte crisis.
El ex presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime y Leandro Laserna, ex Director de Cultura, se lanzaron por el sector de Pulti. Por otro lado, Santiago Bonifatti, concejal de AM, se declaró en rebeldía ante las formas y estructura de la que formó parte y defendió hasta hace pocos meses.
Ninguno mide como para no hacer pasar un mal momento eleccionario al partido “de” Pulti.

 

La importancia de la Familia

Aquí una rápida reseña del legado político que quieren dejarle a la ciudad muchos políticos marplatenses. Tenemos algunos ejemplos de personas para los que la familia es lo primero:

Adela Segarra: fue senadora provincial y diputada nacional. Su legado para la militancia: colocar a su hija como diputada provincial. Actualmente, su hija, Fernanda Raverta, es diputada nacional representando al espacio de La Cámpora.

Carlos Cheppi: muchos militantes y agrupaciones enteras se sumaron en el pico de popularidad del kirchnerismo, a fortalecer su figura para que llegue a la intendencia. Eso no lo han logrado, ni siquiera que llegue a concejal, pero el dirigente le dejó un legado a sus militantes: su hijo es diputado provincial. Nadie sabe que existe, pero su padre y un grupo de militantes sí lo conocen y están muy contentos con su ubicación en la política.

Gustavo Pulti: su esposa fué concejal, aunque con licencia porque se desempeñaba en la secretaría privada del intendente. Pero el ex intendente estaría decidido a regalarle a la militancia otro mandato de su señora como concejal de Gral Pueyrredón.

Carlos Fernando Arroyo: aseguró mil veces que su hijo sería concejal porque era brillante, pero que no sería presidente de bloque sino un concejal más. No pudo complir. Su hijo es concejal y presidente de bloque. Pero la familia es muy importante para Arroyo, por eso su señora es sub-secretaria de educación y ahora habría afirmado que quiere poner a su hija como candidata en punta para “afianzar el apellido” de cara a la elección de 2019. Padre, Madre e hijos, todos juntos por la ciudad.

Santiago Bonifatti: el concejal de Acción Marplatense, que es “joven” pero hace 20 años vive de cargos en el estado municipal, es hijo de quien fuera secretaria de educación de Pulti. Lucía Bonifatti, ex funcionaria del ejecutivo municipal anterior, ahora podría llegar a ir en la lista que su hermano pretende presentar para la próxima elección. Sería muy novedoso ver a dos hermanos concejales defendiendo los intereses de la ciudad y por supuesto, de la familia como pilar de toda sociedad.

To Top