Buenos Aires

En pleno conflicto con los gremios, Castello fue el elegido para presidir Educación en diputados

En el marco de un encuentro casual con el diputado marplatense Guillermo Castello, pudimos conversar acerca de sus posiciones en relación al ejecutivo provincial y su rol como Presidente de la Comisión de Educación en la Cámara de Diputados bonaerense.

Por las formas que respeta el PRO en cuanto a comunicación, sus expresiones sobre diversos temas ha generado algunos enojos o molestias en el entorno de Vidal.
¿Esperaba que le dieran la presidencia de una comisión en la Cámara de Diputados?

Castello: Es verdad que el PRO promueve cierta línea de comunicación vertical que es seguida normalmente por sus funcionarios y dirigentes, pero yo haría algunas precisiones: primero, yo soy un diputado que represento al pueblo de la Provincia de Buenos Aires y que he sido votado por sus electores ofreciendo un determinado programa político.
Segundo, que ese programa político, o plataforma de Cambiemos que le ofrecimos al electorado tenía como objetivo la reconstrucción de la institucionalidad perdida durante la oscura noche kirchnerista. En términos de la Coalición Cívica, partido del cual formo parte, la propuesta era la “recuperación de la República”.
Tercero, y en ese contexto, absolutamente todos mis proyectos de ley presentados durante éstos dos años, como mis posiciones públicas y el sentido de mis votaciones en la Cámara de Diputados, se inscribieron y estuvieron enmarcados en ese ideario y en ese objetivo. Eso marca que no hubo imprevisibilidad en mi gestión.
Lo que quiero resaltar, es que, contrariamente a lo que parece a primera vista, mi gestión como Diputado estuvo acorde en un 95% a lo propuesto por el Gobierno Provincial, y que las veces en que me diferenciė en una votación o en algún proyecto, como la ley de paridad de género, la que obliga a poner los “30.000 desaparecidos” en los documentos públicos, el juicio político que le entablė al Juez Arias, el proyecto de Ley Antinepotismo, la supresión de la Feria Judicial y algunos proyectos para reducir impuestos, fueron casos muy puntuales, que estaban enmarcados en los principios de Cambiemos y que no alteraban la gobernabilidad. Salvo estas diferencias muy concretas, he acordado y he defendido todas las medidas políticas, económicas y sociales impulsadas por la gobernadora, y por eso sostengo que mi trayectoria es predecible y el Gobierno seguramente ha evaluado esta situación al otorgarme la responsabilidad de presidir la Comisión de Educación.

Normalmente, Educación no suele ser una comisión políticamente trascendente, pero sí lo és en estos momentos de permanente tensión con los gremios. ¡Cómo ve su designación? ¿Como un acto de confianza?, de seguridad en su capacidad?

Castello: Acá discrepo. La Comisión de Educación es una de las 4 o 5 más importantes de la Cámara, junto a Seguridad, Justicia, Presupuesto y Obras Publicas porque son las que tienen una correlación directa con los programas y la gestión de los respectivos Ministerios.
Creo que mi designacion tiene que ver con el trabajo responsable que realizamos con mi equipo en estos dos últimos años, en donde presentamos y defendimos más de 30 proyectos de ley y del trabajo en la Presidencia de la Comisión de Intereses Marítimos y Puertos que me dieron la experiencia necesaria para encarar este gran desafío.

¿Como fué su reunión con el ministro Sánchez Zinny? Siendo siempre un diputado con claras opiniones propias es difícil que le pidan sólo respetar bajadas de línea. ¡Como es la relación entre ustedes?

Castello: Con el Ministro y su Gabinete me he reunido varias veces y estamos construyendo una relación muy productiva. El hecho de que tenga algunas posiciones fuertes respecto de ciertos temas, no va a ser impedimento para trabajar juntos y lograr objetivos superadores. Es mas, las diferencias, si las hubiera, van a enriquecer el resultado final.
La idea es que coordinemos los esfuerzos del Ejecutivo y del Legislativo para sacar adelante la situación difícil en que ha quedado la educación provincial luego de 28 años de peronismo: la alta deserción en la secundaria, la baja calidad educativa, el ausentismo docente, la falta de inversión edilicia y un largo etcétera. Hay una coincidencia total en que estos son los problemas que hay que atender en forma urgente sin perder de vista que hay que volver a poner al alumno en el centro del sistema educativo.

To Top
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com