Buenos Aires

Fernado Rovello, el hombre clave para que Cambiemos gane en Pehuajó, bastión emblemático del kirchnerismo

Pablo Zurro fue electo intendente municipal de Pehuajó en 2007 y desde ese momento a la actualidad gobierna el distrito. Es una de las tres espadas ultrakirchneristas de paladar negro que están al frente de una comuna, junto a sus pares de Ensenada, Mario Secco, y de Avellaneda, Jorge Ferraresi. Pero en agosto, Zurro, que tiene una imagen positiva de casi 70 puntos, se chocó contra una interesante formación que supo estructurar Cambiemos, y su lista cayó por más de cinco puntos. En octubre, la elección promete ser el clásico de la Cuarta Sección. (Foto: Fernando Rovello, hombre clave de Cambiemos en la estrategia de la Cuarta Sección para ganar Pehuajó, en una recorrida junto al presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca)

Zurro es un peronista de lo más leal a la ex presidente Cristina Kirchner. Junto a Secco y Ferraresi forman el trío de los alcaldes más puros que reportan a la Doctora. El político, que llegó a la conducción comunal en 2007, fue haciendo estupendas elecciones en su distrito y actualmente goza de una imagen positiva de casi 70 puntos. Sin embargo, ni los años de experiencias en la Comuna como tampoco su buena consideración pública fueron suficiente para detener una estrategia de Cambiemos inteligente, en donde los amarillos cosecharon por dos canastas y se impusieron por 42.29% (10.047 votos) a 36.32% (8630 votos) de Unidad Ciudadana.

Desde hace algún tiempo uno de los armadores más importantes de Cambiemos en la Cuarta Sección es el hombre de Paso, partido de Pehuajó, Fernado Rovello, actual Secretario Ejecutivo de Lotería y titular del Pro de ese distrito. Durante el último año y medio, Rovello articuló perfectamente con la dirigencia de Cambiemos bonaerense e hizo pasar por el territorio K al candidato a senador Esteban Bullrich cuando era titular de la cartera de Educación, varias veces al presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca, también al ministro de Seguridad, Cristian Ritondo y a la postúlate a senadora, Gladys González.

Esa “bajada” de referentes provinciales colocó a Pehuajó en condiciones de tener un gran despliegue de Cambiemos, pero el triunfo de agosto terminó siendo una sorpresa para varios observadores provinciales. Es que muy pocos pensaban que Zurro podía perder, y perdió.

La estrategia de las dos vías para contener votantes fue exitosa, y ahora Cambiemos está embalado, aunque también cree que el experimentado alcalde no se va a resignar a volver a caer, así que será un hueso durísimo de roer.

Pero Cambiemos redobló la apuesta, y ahora abrió otro local en la cabecera de distrito sumándose a uno ya existente más la estructura de la UCR, que dispone de comités y varios referentes importantes.

Los “amarillos”, y también los “boinas blancas” del lugar, creen que octubre es estratégico y que si logran imponerse nuevamente la situación podría ser interesante para disputar a Zurro la intendencia en 2019. Nadie, por estas horas, quiere hablar públicamente de esa posibilidad, pero las sonrisas son por demás de elocuentes cuando el tema es tirado en alguna mesa en donde se administra el poder en serio.

Rovello es hombre del influyente “Tano” Angelici, el presidente de Boca que es amigo del presidente Mauricio Macri, y asegura a quienes lo quieran escuchar que “el cambio se va a imponer de nuevo en Pehuajó porque los vecinos valoran el esfuerzo y la administración de la gobernadora María Eugenia Vidal”.

El distrito es uno de los cinco municipios más importantes de la Cuarta Sección Electoral, una región que está enmarcada en el noroeste de la Provincia de Buenos Aires, compuesta por 19 municipios y en donde votan 513.342 ciudadanos. Pehuajó tiene 34.500 empadronados que serán quienes decidan de qué manera sigue el futuro político del lugar.
Uno de los clásicos bonaerenses para estar atentos en octubre, sin dudas.

Fuente: ImpulsoBaires

To Top